Hidrógeno verde quemando basura: Una nueva amenaza llega a la Araucanía

    0
    344

    Con asombro nos enteramos por la prensa el día 16 de mayo del 2023 que el Gobierno regional de la Araucanía invitó a los alcaldes de las comunas de Temuco y Padre las Casas y sus equipos técnicos a un encuentro gestionado gracias al convenio suscrito con la Cámara de Comercio Alemana y el Gobierno Regional para sostener una reunión con la empresa alemana Concord Blue, compañía que produce hidrógeno verde, a partir de todo tipo de basura y biomasa.

    Una vez más el lugar propuesto para la instalación de este tipo de planta es el Parque Industrial de la Araucanía, ubicado en la ciudad de Lautaro, zona al borde de la saturación por contaminación atmosférica por la presencia de las industrias ya instaladas. Con esto una vez más se perjudica a comunidades mapuche, campesinas y a la comunidad de Lautaro en su conjunto que están viendo afectadas su calidad de vida y de su entorno. Esta iniciativa podría transformarse en otro ejemplo de racismo ambiental en la región puesto que dentro de los afectados directos están las comunidades mapuche a quienes no se les ha consultado.

    Nos parece inaudito que el gobierno regional y los municipios en cuestión sigan en la línea de traer tecnologías que proponen incinerar la basura, sabiendo el amplio rechazo que generan en la ciudadanía y las comunidades que se ven amenazadas por los tóxicos que se generan en esos procesos.

    Esta es otra falsa solución al problema de la gestión de los residuos sólidos, al igual que el proyecto de la planta incineradora que fue rechazada por los organismos técnicos del estado, y por la ciudadanía que ingresó más de 16.000 observaciones ciudadanas en contra de ese proyecto.

    El hidrógeno verde también es una falsa solución a la crisis climática que enfrentamos globalmente como humanidad. Este tipo de combustible, que se ha propuesto como el reemplazo a los hidrocarburos, se produce al separar la molécula de agua (H2O) en hidrógeno y oxígeno mediante el proceso de electrólisis que usa electricidad para generar la separación de esas moléculas. Si la electricidad proviene de fuentes renovables, es hidrógeno verde. En el caso de este proyecto, la basura es calentada a altas temperaturas para la obtención de un gas, el cual sería quemado para producir electricidad y con ella separar la molécula de agua y obtener hidrógeno. Pero la quema de residuos domiciliarios no está considerada una fuente renovable de energía, y por tanto no sería hidrógeno verde lo que se generaría.

    Además no se debe seguir permitiendo que los países de Europa puedan transicionar hacia una matriz energética baja en emisiones de gases de efecto invernadero a costa del sacrificio de los territorios en el sur global, para resolver necesidades de los países ricos del norte, ya que no son considerados los impactos que generan los sistemas de producción de energía, que aunque sean bajas en emisiones de GEI, siempre generan impactos socio ambientales y que mientras mayor sea la escala en la que se instalen, mayores serán esos impactos.

    En resumen, esta propuesta se trata de otra forma de incinerador como el proyecto WTE Araucanía, pero que en lugar de inyectar (vender) la electricidad al Sistema Interconectado Central, la usaría para realizar electrólisis y generar hidrógeno para su posterior venta.

    Para resolver el problema de gestión de residuos no es necesario traer tecnologías que dicen acabar mágicamente con el problema, basta con mirar regiones vecinas, como en el Bío Bío, en donde la comuna de Santa Juana ha decidido con voluntad política y una visión de futuro sustentable poner en práctica la separación de los residuos en origen, la recolección diferenciada de estos y el tratamiento de la fracción orgánica en una planta municipal de compostaje.

    Hoy en día son más ciudades las que están optando por este tipo de decisiones, como Talca, Talcahuano, La Pintana, entre otras, que ven en las acciones como la estrategia basura cero, una real alternativa en la gestión de los residuos. Si a esto agregamos iniciativas que implementan la ley que prohíbe la entrega de plásticos de un solo uso, y el desarrollo de políticas y normas municipales que promuevan el uso de envases retornables, rellenables, la venta a granel, la reparación y la reutilización, tendremos solo una pequeña cantidad de basura que llevar a disposición final que podría reducirse progresivamente si se sostienen estas políticas. Estas son las verdaderas soluciones a la crisis de la basura, la crisis climática y la crisis de los plásticos.

    De hecho, una investigación de la Alianza Global por Alternativas a la Incineración GAIA en 2022, calculó que sí Temuco implementara la estrategia Basura Cero (bajo un escenario conservador) se reducirían en un 73% las emisiones de GEI producto del manejo de basura que actualmente se emiten.

    La implementación de sistemas de basura cero generan además empleos, incentiva la innovación, promueve el desarrollo del tejido social y fortalece las economías locales. Nos ponemos a disposición, como siempre lo hemos hecho, para avanzar en esa dirección con esfuerzos mancomunados de las municipalidades, el gobierno regional, y las organizaciones ciudadanas.

     

    Contactos: Enrique Pizarro +56 9 5843 6732 Ximena Cuadra +56 9 7103 8826

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here